Supermercados Piedra

Dobuss

Wang Mingqing pensó que había perdido a su hija el 8 de enero de 1994, cuando esta se encontraba jugando cerca la frutería que él y su esposa tenían en la ciudad china de Chengdu. Pero en ese momento, cuando Wang Qifeng, hija de Mingping, tenía cuatro años, la pequeña desapareció.
El matrimonio comenzó a gritar su nombre y, desesperados, a preguntar a toda la gente que se encontraba alrededor del lugar en el que se le perdió la pista a su pequeña. Pero no consiguieron encontrarla. La búsqueda duró varios días, pero las jornadas terminaban sin novedades que ayudasen a resolver la desaparición.
Pero la insistencia de Mingqing le hizo proseguir en esa búsqueda: acudió a la policía y a organizaciones que acogían a niños para preguntar si habían recibido a su hija, revisó el nombre de su pequeña en diferentes portales de personas desaparecidas en China y publicó su foto en un periódico.
Es más, en 2015 el padre comenzó a conducir en la compañía de taxis más grande de China, todo por un motivo en concreto, tal y como explica en declaraciones que recoge ECNS: “Conduciendo un taxi puedo encontrar pasajeros de todas las partes de China, y puedo pedirles que me ayuden a encontrar a mi hija”.
De este modo, Mingquing repartía a cada pasajero que se subía en su taxi una tarjeta con información y la fotografía de su hija, y les suplicó a todos ellos que ayudaran a difundir todo eso para que le llegara al mayor número de personas.
La historia adquirió tanta relevancia en el país asiático que el programa de televisión más importante de China sobre búsqueda de personas ayudó a Mingquing a lograr su objetivo, porque finalmente ha dado con su paradero de su hija.
Pero no fue gracias a la tele, si no a Internet, donde ella misma, que ahora se llama Kang Ying, pudo ver la noticia y saber que era la niña a la que buscaban. Algo que sucedió gracias a la importancia que tuvo el repartir las tarjetas, ya que eso hizo que la historia llegara a más gente y tuviera mucho más interés.
“Ella vendrá a Chengdu en avión desde Jilin y nos reuniremos. Me gustaría llevarla de regreso a nuestra ciudad natal, Ziyang, para ver a nuestros familiares”, explicó el padre en el mismo medio local sobre la feliz noticia.