Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El voluntariado de Cruz Roja atendió, en el marco de su dispositivo sanitario especial para cubrir la Semana Santa de Córdoba, a 110 personas, lo que supone un 55 por ciento menos que en 2017, cuando fueron 245 los ciudadanos que requirieron la asistencia de la institución humanitaria.

Las buenas temperaturas que se han registrado durante prácticamente toda la semana, con temperaturas mucho más suaves que el año anterior, han favorecido esa notable disminución en el volumen de atenciones, y prueba de ello es que el número de incidencias por mareos y alteraciones de consciencia ha bajado de las 101 de 2017 a las tan solo 19 contabilizadas estos días.

Además, la mayoría de asistencias ha sido de carácter leve, motivadas por dolores osteoarticulares (29 casos), por malestar general (27) o por pequeñas heridas (20). Y solo en diez ocasiones fue necesario el traslado de la persona a un centro hospitalario.

Por sexos, la balanza se inclina hacia las mujeres (64 frente a 46 atenciones a hombres), mientras que por edades 81 se realizaron a mayores de 18 años y 29 a menores. Asimismo, de esas 110 asistencias totales, 81 fueron a público que presenciaba el paso de las procesiones y las 29 restantes a miembros de hermandades.

En cuanto a la distribución por recursos, fue la carpa asistencial situada por la entidad en el Patio de los Naranjos el lugar donde el voluntariado llevó a cabo más atenciones (30), muy por delante de la carpa de la Plaza de Abades que, con 15, fue el segundo emplazamiento en número de incidencias.

Alrededor de 90 personas, cuatro ambulancias, un vehículo de intervención rápida medicalizado, el nuevo vehículo eléctrico de rescate cedido por la Agrupación de Hermandades y Cofradías, tres carpas asistenciales, un centro móvil de coordinación y cuatro equipos de socorristas con material de primeros auxilios y desfibrilador semiautomático –uno de esos equipos en bicicletas- han conformado el dispositivo preventivo especial preparado por Cruz Roja con motivo de la Semana Santa de Córdoba.

Teniendo en cuenta la disposición de la Carrera Oficial, el despliegue de la institución humanitaria se concentró por segundo año en el entorno de la Mezquita-Catedral. En total, 40 personas voluntarias (algunas provenientes de distintos puntos de la provincia, como Villanueva de Córdoba, y también de Jaén) participaron en cada turno de este operativo especial, algunos de ellos equipados con desfibriladores por si la situación lo requería.

Con este despliegue de recursos humanos y materiales, Cruz Roja y la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba trató de garantizar que hubiera en todo momento medios suficientes para cubrir cualquier emergencia sanitaria que se pudiera producir durante el transcurso de la Semana de Pasión.