Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La Semana Santa de Granada ha marcado en este 2018 un antes y después para las personas con discapacidad auditiva. De la mano de Esther Ramallo y Iván Centenillo han adaptado por primera vez una saeta a lenguaje de signos.

De esta forma han conseguido que la Semana Santa sea más inclusiva y esté más cerca de las personas con esta discapacidad. Esther Ramallo, es miembro de la Agrupación de Personas Sordas de Granada y Provincia (ASOGRA), es intérprete de lengua de signos e Iván Centenillo es cantante pero también trabajador social, de ahí la idea de unir la saeta y el lenguaje de signos. Durante la estación de penitencia de la Hermandad de Caridad del Santísimo Cristo del Trabajo y Nuestra Señora de la Luz se pudo disfrutar de esta saeta accesible.

En Granada también se ha incluido una actividad innovadora para personas con discapacidad visual, para que quienes quisieran pudieran tocar las imágenes de sus titulares, una vez bajadas de los tronos.