Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Nunca es tarde para aprender, como lo demuestra la mexicana Lupita Palacios, quien a sus 96 años decidió recuperar el tiempo perdido y retomó sus estudios para aprender a leer y a escribir. Gracias a ello, obtuvo el mes pasado el título de secundaria que muestra con orgullo.

La curiosidad por saber qué decían los titulares de los periódicos y los libros la impulsó a salir del analfabetismo, contó Lupita, quien recibió el acompañamiento del Instituto de Educación para Jóvenes y Adultos, organización que la motiva para que siga ampliando sus estudios.

«Estudiando puedo aprender la historia de México. La historia de Chiapas ya la he vivido en persona: los sufrimientos, los fracasos, la pobreza», explicó a un medio. En el Insituto de Mayores le suministran el material que necesita para su aprendizaje, como un libro de ciencias naturales que lee con cierta dificultad mediante unas gafas encima de otras. Lupita es todo un ejemplo de superación.