Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La medicina hiperbárica permite reducir el riesgo de amputaciones por pie diabético al acelerar el proceso de cicatrización de úlceras y heridas. Así lo afirman los expertos reunidos en el I Simposio Internacional de Medicina Hiperbárica y Heridas Crónicas que se celebra este jueves en Madrid y que cuenta con la presencia del doctor Thomas Serena, presidente de la Asociación Americana Profesional del Cuidado de las Heridas y vicepresidente del Colegio Americano de Medicina Hiperbárica.

Durante el mismo se presenta el Instituto Nacional de Medicina Hiperbárica (INMH), una asociación multidisciplinar sin ánimo de lucro cuyo objetivo es promover el conocimiento e investigación en torno a esta terapia. La diabetes es la primera causa de amputaciones no traumáticas en países desarrollados. Además, se estima que la mitad de las amputaciones de miembros inferiores en todo el mundo se deben a esta enfermedad, según datos de la Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas (AEEV).

Una investigación reciente publicada en Undersea & Hyperbaric Medicine confirma el efecto positivo de la terapia con oxígeno hiperbárico en el proceso de curación de una úlcera diabética. “La oxigenoterapia hiperbárica (OHB) aumenta de manera notable la cantidad de oxígeno disuelto en el plasma, lo que permite recuperar la función celular de los tejidos dañados, mejorar la infección y acelerar el proceso de cicatrización, lo que reduce el riesgo de amputación”, apunta la doctora Clara Beltrán, presidenta del INMH.

España es uno de los países en los que más extendido está el uso de la oxigenoterapia hiperbárica. En la actualidad alguno de los servicios de Medicina Hiperbárica con más actividad son el Centro de Recuperación e Investigaciones Submarinas (CRIS), con amplia experiencia en el tratamiento de los accidentes disbáricos de buceo que pueden sufrir los buceadores o escafandristas; el Hospital El Ángel de Málaga, que también trata lesiones de buceo profesional y recreativo y otras patologías para las que está indicada; y el Hospital Perpetuo Socorro de Alicante que, entre otros, tiene experiencia en el tratamiento y control de úlceras crónicas y pie diabético.