Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Seis hospitales públicos de la provincia de Málaga iniciaron un protocolo para coordinar la atención a las víctimas de agresiones sexuales. Dicho protocolo incluirá la detección de sustancias como la burundanga ante posibles casos de sumisión química.

Este procedimiento se ha probado durante un año en el Hospital Costa del Sol, en Marbella. Brindará la facilidad de simplificar los trámites para las exploraciones o la presentación de la denuncia.

El documento recoge novedades como la coordinación de actuaciones clínica y forense que hay que llevar a cabo ante una agresión sexual, minimizando, ha resaltado el número de exploraciones a las que pudiera someterse a las mujeres víctimas de este delito. Por otra parte, la toma de muestras orientada a la detección de sustancias de sumisión química que facilitan las agresiones sexuales.

El protocolo va dirigido fundamentalmente a la actuación en la atención a mujeres de 14 años o mayores, víctimas de agresiones sexuales y/o abusos sexuales con contacto corporal -aunque es extensible a otras formas de violencia sexual ejercidas sobre varones y/o menores- por considerar que precisan de una intervención específica y /o urgente por parte de los servicios sanitarios, así como de una estrecha coordinación con el estamento judicial, ya que es un delito que va a requerir de la actuación pericial del médico/a forense.