Javier Collado

Dobuss

María Morales. Draven Jefferies tiene solo dos años para completar su lista de deseos: antes de que ya no pueda caminar. El niño de ocho años padece una rara enfermedad que causa desgaste muscular, llamada «distrofia Muscular de Duchenne» y una rara mutación genética.

Draven Jefferies pasó sus primeros ocho meses de vida en una unidad de cuidados intensivos en un hospital británico y ha tenido que pasar ya varias veces por quirófano. Ahora quiere aprovechar al máximo el tiempo en el que pueda caminar.

«Nadar con delfines, visitar Disneyland, tener un pez como mascota, montar en un submarino y conocer tantos animales como sea posible», esta lista de cosas engloba los deseos que Draven Jefferies quiere cumplir en los próximos dos años.

De todas las cosas que quiere cumplir, hasta el momento Draven ha estado con suricatas, tarántulas y reptiles. También ha alimentado osos en la Reserva Natural Port Lympne y junto con su familia tienen previsto un viaje a Tenerife para nadar con delfines.

La madre de Draven ha relatado a Metro que recientemente el pequeño le dijo que estaba preocupado por no ser capaz de bailar cuando fuera mayor. Ella lo consuela diciéndole que tiene que ser muy fuerte y que podrá bailar moviendo su silla de ruedas.