Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Andreas Graf ha recibido el mejor regalo que sus compañeros de trabajo le podía hacer. Los empleados de una empresa alemana han trabajado 3.264,5 horas extras en dos semanas para que donárselos a Andreas, un padre viudo con un hijo con cáncer.

Su hijo Julius fue diagnosticado de leucemia cuando tenía apenas 3 años, por lo que tuvo que recibir un tratamiento que le mantendría ingresado en un hospital durante nueve semanas. Tras el fallecimiento de su mujer Andreas ha tenido que cuidar de su hijo solo, lo que implicaba faltar al trabajo y hasta se había planteado abandonarlo.

Pero Pia Meier, la gerente de Recursos Humanos, intervino para poner fin a la mala suerte de su compañero. Pidió a los 650 empleados de la empresa donar sus horas libres para cubrir el tiempo que Andreas debería faltar para estar con su hijo. Gracias a la solidaridad de sus compañeros este padre pudo disfrutar de un año e vacaciones pagadas para cuidar a su hijo. Tras sesiones de quimioterapia, Julius ha recuperado su vida normal.