Javier Collado

Dobuss

CBN. Un joven norteamericano de 16 años, Kevin Barber, ha logrado poner en marcha una solidaria iniciativa para eliminar la desgraciada situación de muchos hombres y mujeres sin techo en San Diego (California).

El programa piloto es simple en su planteamiento pero muy eficaz en su logro contra la pobreza y aquellas personas que sufren viviendo en la calle.

Consiste en que todas aquellas personas sin hogar ayuden a limpiar las calles de la ciudad.

Los hombres y mujeres sin hogar recogen basura, botellas, etc..y se está dando la circunstancia de que mientras lo hacen, los dueños de negocios y los residentes los animan tocando la bocina, aplaudiendo e incluso repartiendo refrescos.

Barber tuvo la idea de un video de TED Talk que mostraba un programa similar en Albuquerque, Nuevo México, que invitaba a mendigos a limpiar las calles locales a cambio de salarios justos y acceso a los servicios de la ciudad.

«Parecía realmente simple, y las estadísticas eran asombrosas», dijo el estudiante de secundaria a CNN.

Las ciudades de todo el país están utilizando programas como el de Albuquerque para proporcionar cientos de empleos de media jornada a  personas sin hogar. Barber quería implementar uno en San Diego, que alberga la cuarta población sin hogar de Estados Unidos.

Es un problema que el joven activista conocía muy bien por las conversaciones que tuvo con su madre, médico de  emergencias que tiene contacto diario con personas sin hogar.

Así que madre e hijo se acercaron al Ayuntamiento de la ciudad para proponer una prueba piloto  de este programa para personas sin hogar.

Se llama «Wheels for Change». A los participantes se les paga $ 11.50 por hora, e incluso la madre del joven ha contribuido económicamente a poner en marcha esta iniciativa.

La ciudad está considerando financiar el programa para seguir adelante. Los políticos locales también se están sumando a la iniciativa.

«Es un ganar-ganar para todos», dijo el concejal Scott Sherman. Emplear a la población sin hogar para limpiar la ciudad tiene el beneficio adicional de aliviar la carga del departamento de saneamiento de San Diego.

Varias veces por semana, una camioneta recoge entre ocho y diez personas de uno de los albergues para personas sin hogar situados en el centro de la ciudad. Los trabajadores viajan a diferentes lugares, eliminando basura y escombros de las aceras y de los propios bancos de los parques donde solían dormir.

Bob McElroy, que ayuda a las personas sin hogar a través del Proyecto Alpha sin fines de lucro, dijo que ha visto el impacto del programa en las calles y en las caras de los trabajadores sin hogar a medida que sus conciudadanos salen a celebrar sus esfuerzos.

«Es tan medicinal para nuestra gente que siempre ha sido marginada y se ha sentido irrelevante…», dijo.

Después de su turno, los trabajadores regresan al albergue y reciben su paga en efectivo. Pero su trabajo no ha terminado. Se espera que conecten a otras personas sin hogar con los servicios que ofrecen la ciudad y Alpha Project. El boca a boca se está extendiendo; la lista de espera para participar en «Wheels of Change» ya tiene más de 150 personas.

Susan Graham es una de estas personas motivadas. Ella tenía pensamientos suicidas hace solo un par de semanas cuando la llevaron al refugio Alpha Project. Después de siete días allí, fue presentada al programa «Wheels of Change». Graham se inscribió con entusiasmo.

«Cobrar un salario significa mucho para mí», dijo.

Graham planea participar regularmente en el programa y ha logrado tener plaza en un apartamento después de ocho meses sin vivienda.

«Esto es un milagro», dijo.

El estudiante de secundaria Kevin Barber ya está trabajando para expandir el programa a otras ciudades.

«Nuestro objetivo es conseguir otra camioneta y hacer que funcione más días de la semana», dijo. «Ayudando a tanta gente como podamos».