www.acureforfreyja.com

Supermercados Piedra

Dobuss

Freyja Christiansen fue diagnosticada con una forma agresiva de cáncer en 2016 y la posición del tumor era tan inusual que se presentaba inoperable. No obstante, ahora se ha sometido a una cirugía robótica que ha sido todo un milagro.

En Canberra, Australia, un grupo de médicos le explicó a los padres de Freyja Christiansen, una niña de seis años, que la pequeña tenía un tumor muy grave en la base del cuello y que no había cura para ella.
Debido a la posición del tumor, que se encontraba entre una arteria principal y la base del cráneo, ningún cirujano quería extirpárselo debido a la peligrosidad que entrañaba la operación.
No obstante, esto no fue un impedimento para que la madre de la pequeña, Liz, y una oncóloga, Antoniette Ananzondo, hicieran todo lo posible para encontrar una solución. “Me dijeron que el cáncer de mi hija era inoperable e incurable y que no iba a encontrar una cura. Pero Antoniette no se dio por vencida y estuvimos todo un año investigando posibles tratamientos, hasta que aprendimos sobre la cirugía robótica”, explica Liz a Daily Mail.
Cuando descubrieron la cirugía robótica, supieron que Freyja tenía una oportunidad. De esta manera, las mujeres se movilizaron para encontrar a un cirujano que estuviera dispuesto a operar a la niña utilizando el ‘Robot Da Vinci’, un pequeño brazo robótico.
Al principio, no tuvieron mucha suerte, ya que treinta y siete cirujanos se negaron a utilizar este robot. Sin embargo, un especialista de Melbourne, Australia, dijo que lo haría. “Habríamos volado a cualquier lugar del mundo para operar a mi hija, pero que el cirujano y el robot estuvieran en Melbourne fue alucinante”, cuenta Liz.
El pasado 28 de febrero Freyja se sometió a una operación en la que le extirparon el tumor y, aunque todavía no está curada del todo, han avanzado un paso gigante. “Sé que hay mucho más por venir, pero llegar a este punto ha sido un milagro. Ella no debería estar aquí, pero está”, declara la madre de Freyja.