Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Sandra Seilz, una mujer que vive en Alemania, ha creado una marca de ropa, Safe Shorts, para ayudar a evitar los intentos de agresión sexual. Todo comenzó cuando un día tres hombres la atacasen mientras corría: «Uno trató de bajarme los pantalones, mientras el segundo me agarraba y el tercero intentaba violarme». Por suerte, apareció un hombre con un perro y los tres agresores huyeron.

Ahora, Sandra ha creado estas mallas para que nadie tenga que pasar por algo así. Básicamente, son dos tipos de prendas pensadas para salir a hacer deporte. Un culotte (89 euros) para colocar debajo de las mallas de running y unos shorts (149 euros) para salir a correr que están realizados en un material que resiste cortes y rasgaduras.

Además, incluyen un candado y una alarma. Los pantalones están sujetos con un cordón que no se puede cortar y que se coloca en la cintura o área pélvica (dependiendo del tipo de ropa interior que lleve la mujer) y luego se asegura con un candado codificado. Si alguien tratase de alterar el candado suena una alarma de 140 decibelios.