Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Cuando Esmond Allcock conoció a su primer tatara-tatara-nieto tenía 70 años de edad. Recientemente, el anciano de 108 años comentó que ninguno de sus 71 descendientes había recibido su nombre. Pero eso cambió cuando su bisnieta, Jenna Lehne, dio a luz a su segundo hijo en enero de 2017, cerca de 107 años después del nacimiento de Esmond.

Cuando Jenna Lehne, una de las 36 bisnietas de Esmond, quedó embarazada por segunda vez, supo que quería ponerle un nombre a su hijo en honor a un miembro de su familia. Para cuando tenía 20 semanas de embarazo, sabía de cuál miembro de la familia: su bisabuelo, Esmond Allcock.

“El segundo nombre de mi difunto tío era Esmond, y también el segundo nombre de mi padre y de su primo”, dijo Jenna a Global News. “Pero nadie lo tuvo como primer nombre”. Esmond estaba encantado y le encantó conocer a su tatara-tatara nieto: Esmond Matthew.