Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Álvaro Sánchez. El Córdoba C.F. logró una valiosa y trabajada victoria en su desplazamiento   al estadio Santo Domingo de Alcorcón, ante un rival que en ningún momento perdió la cara al partido y en uno de los campos más difíciles de asediar como visitante.

Las alineaciones de inicio de ambos equipos fueron:

A.D. Alcorcón: Casto, Laure, Burgos, Pablo Vázquez, Bellvís, Errasti, Peña, Sangalli, Mateo, Jonathan Pereira y Asdrúbal

Córdoba C.F.: Pawel Kieszek, Loureiro, Aythami, Quintanilla, Javi Galán, Edu Ramos, Javi Lara, Narváez, Alfaro, Jovanovic y Sergi Guardiola

Dos cambios en el once inicial respecto al último partido en el equipo cordobesista, con la entrada de Loureiro y Narváez por Fernández y Noblejas.

La intención del entrenador blanquiverde Sandoval quedaba clara desde el inicio, proponiendo reforzar la defensa y controlar el juego en el centro del campo para aprovechar cualquier ocasión en ataque.

Edu Ramos, en  buena línea de juego tenía la misión de romper el mediocampo madrileño en labor de contención, siendo Javi Lara el nexo natural de transición hacia el ataque.

No obstante, muy pronto se puso el partido cuesta arriba para el Córdoba C.F.  En el minuto 3 Asdrúbal de disparo dentro del área adelantaba al equipo madrileño. Un mal endémico esta temporada, como es la fragilidad defensiva se volvía a poner de manifiesto.

Tocaba remontar, como ya ocurriera en el último partido, y condición necesaria pero no suficiente era mostrar intensidad, anticipación y decisión ante un rival como el Alcorcón y en un campo tan difícil como Santo Domingo.

Afortunadamente pronto pudo igualar el Córdoba C.F. por mediación de Narváez. Se cumplía el minuto 19 cuando tras una buena internada por la izquierda logró batir a Casto con un certero disparo.

El gol contribuyó a serenar los ánimos de la siempre fiel desplazada parroquia blanquiverde, que no quiso dejar a su equipo solo en su visita a Alcorcón.

En el 24 Kieszek realizaría una gran parada, que no fue la única de calidad que efectuó en el partido.

Hasta el final de la primera parte, sobriedad, y una buena disposición defensiva de los hombres de Sandoval que parece ir transmitiendo el orden y equilibro táctico que de él se espera.

Tras el descanso, entró Aguado por Javi Lara, en un cambio eminentemente táctico, aún en el contexto de un partido exigente en lo físico.

Los primeros minutos de la segunda mitad transcurrieron con juego en el medio campo y con un equipo blanquiverde replegado pero con el gatillo dispuesto a buscar la velocidad de sus hombres de banda. El Alcorcón, mientras tanto, no encontraba huecos por donde penetrar, y tenía que recurrir a disparos directos a la portería cordobesista.

Los primeros lanzamientos del equipo madrileño llegaron por mediación de Jonathan Pereira y Peña en los minutos 54 y 57 , saliendo desviado el primero, siendo el segundo bloqueado por el portero polaco del Córdoba C.F.

En el minuto 61 saltó al terreno de juego Vallejo sustituyendo a Alfaro, buscando el mister cordobesista mayor solidez defensiva, toda vez que parecía que el Alcorcón estaba comenzando a ganar la partida del dominio a los blanquiverdes.

El tercer cambio del Córdoba C.F. llegó en el 71, entrando Reyes por Narváez.

Y seis minutos más tarde, en el 77 lograría el equipo cordobesista el tanto decisivo para la victoria. El mejor Reyes mostró su calidad con un centro medido a la cabeza de Aythami, que de un portentoso cabezazo logró batir a Casto. 1-2 y enorme felicidad en jugadores, cuerpo técnico y en las almas blanquiverdes desplazadas a la provincia madrileña.

Restaban prácticamente quince minutos con la prolongación para el fin del encuentro y más que nunca era momento para la madurez competitiva y la eficacia. Tocaba aguantar el resultado como fuera.

Un inconmensurable Pawel Kieszek evitó la igualada del Alcorcón en el 82. Como en la temporada pasada, el guardameta polaco, hace sumar puntos al Córdoba C.F.

Hasta el final, poco más que grandes nervios, cánticos del cordobesismo desplazado y un mister blanquiverde que comienza a sacar lo mejor de sus hombres, que dieron un recital de entrega y pundonor hasta lograr la segunda victoria consecutiva tras la lograda en El Arcángel ante el Valladolid.

Aún hay que seguir remando, y muy duro, para acercarse a los puestos de salvación. En el partido a partido, el Córdoba C.F. comienza a funcionar. Que se prolongue la racha.