Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Álvaro Sánchez. Científicos de la Universidad de California San Diego han descubierto cómo una cepa de Staphylococcus epidermis que se encuentra en la piel humana contiene un producto químico con capacidad para combatir el cáncer, según un estudio publicado esta semana en Science Advances.

«La presencia de esta cepa puede proporcionar protección natural, o podría usarse terapéuticamente para inhibir el crecimiento de diversas formas de cáncer», dijo a The Guardian Richard Gallo, médico y científico de la Universidad de California en San Diego.

Mientras Gallo y sus colegas estaban examinando las propiedades antimicrobianas de las bacterias de la piel, encontraron una cepa de S. epidermis que producía 6-N-hidroxiaminopurina (6-HAP), una molécula que se parece a la adenina, un componente clave del ADN. «Debido a esa estructura, nos preguntamos si interfería con la síntesis de ADN», ha manifestado Gallo a Science News.

Cuando el equipo investigó más a fondo, descubrieron que 6-HAP bloqueaba la actividad de la ADN polimerasa, una enzima necesaria para la formación de ADN. También descubrieron que 6-HAP podía inhibir la proliferación de varios tipos de células tumorales, como el melanoma y el linfoma. La sustancia química no inhibió el crecimiento de las células de piel humana normales, ya que poseen enzimas desactivadoras de 6-HAP que no estaban presentes en las células cancerosas.

Luego los investigadores aplicaron las bacterias 6-HAP a la piel de los ratones y descubrieron que los animales desarrollaron menos tumores premalignos de la piel después de ser irradiados con luz UV que los roedores que recibieron una cepa de los microbios que no produjeron el químico.

Los hallazgos destacan «el potencial del microbioma para influir en las enfermedades humanas», explica a Science News Lindsay Kalan, bioquímico de la Universidad de Wisconsin-Madison. Sin embargo, agrega, «es importante entender cómo el microbioma interactúa con su huésped humano antes de que podamos comenzar a manipularlo para el tratamiento de la enfermedad».