Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Inyectar microburbujas de oxígeno en el cáncer de mama hace que los tumores sean tres veces más sensibles a la radioterapia. Así concluye un trabajo elaborado por la Universidad Thomas Jefferson y la Universidad Drexel en Pensilvania, que investigaron los efectos de inyectar por vía intravenosa microburbujas de oxígeno y, al elevar el nivel de oxígeno en el tumor, éste se volverá más sensible a la radioterapia.

En concreto, emplearon microburbujas con oxígeno inyectadas de forma independiente al transporte de hemoglobina, esto es, la proteína que transporta el oxígeno en la sangre. Este método triplicó la sensibilidad a la radioterapia, lo que proporciona mejoras respecto al crecimiento y la supervivencia del tumor.

“Las microburbujas de oxígeno irrigan los tumores con el gas y hacen que la radioterapia sea significativamente más efectiva” afirma el principal autor de la investigación, el doctor John Eisenbrey, quien añade que “las microburbujas modifican la fisiología del tumor y hace que las células sean más sensibles a las quimioterapia”. Estas burbujas están cubiertas por una capa sólida de una proteína para evitar que el oxígeno que se encuentra en las microburbujas se disperse.

Así, el doctor Eisenbrey y el resto de equipo de investigación están trabajando en un ensayo clínico en pacientes que sufren cáncer de hígado combinado con un tratamiento de radioterapia. El estudio se ha publicado en Journal of Radiation Oncology.

Fuente: http://www.redjournal.org/article/S0360-3016(18)30105-6/fulltext || Consalud.es