Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El Real Alcázar de Sevilla estrena un ciclo de visitas nocturnas teatralizadas que están dedicadas específicamente al pintor Bartolomé Esteban Murillo.  Con ellas, el monumento «enriquece» la programación oficial concebida por el Ayuntamiento para la conmemoración del IV centenario del nacimiento del genial artista (Año Murillo).

El delegado municipal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, asistió el martes por la tarde al ensayo general de la representación en un monumento, el Real Alcázar, que ya de por sí está incorporado al itinerario ‘Tras los pasos de Murillo’.

Si bien el pintor no realizó ningún cuadro para este conjunto palaciego, su producción artística está estrechamente relacionada con el mismo y, además, en él se conserva una de sus pinturas: ‘San Francisco Solano y el toro’, ejecutada por el artista para el Convento de San Francisco, según recuerdan desde el Ayuntamiento.

El dramaturgo Alfonso Zurro es autor del texto de ficción utilizado por la compañía Teatro Clásico de Sevilla, dirigida por Juan Motilla, para estas visitas teatralizadas, dedicadas a Murillo.  La representación transcurre por el Patio de la Montería -‘El joven Murillo’. Corre el año 1633, y al joven Bartolomé Esteban Murillo, de 15 años, le ha sido denegada la marcha a América. Acude al Corral de Comedias de la Montería, donde trabaja como cómico un familiar suyo, el cual le solicitará pintar teloncillos y otros artificios para el teatro -el Palacio del Rey Don Pedro- ‘Comprar Murillos’.