Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Tian es un niño de Argentina que con tan solo dos años ya tiene una emotiva historia. Antes de nacer, cuando su madre se encontraba en la semana 39 de gestación, los médicos le dijeron que tenían que hacerle una cesárea para que su bebé naciera ya.

Esa fue la primera de una larga lista de malas noticias. A la semana de nacer, los médicos advirtieron de que Tian había nacido con un virus que no le permitía escuchar. Se trataba de una infección prenatal ocasionada por el virus citomegalovirus. Esta infección aisló a Tian de los ruidos del mundo, así como de la voz de sus padres y del lenguaje, impidiendo que desarrollara con normalidad algunas de las habilidades cognitivas más importantes para las personas.

Hace unos días los médicos activaron el implante coclear bilateral que le realizaron hace cerca de un mes al pequeño. De esta manera, Tian escuchó por primera vez la voz de su madre y más tarde la de su padre iniciando así el principio de una nueva vida, tal y como relatan. «Me emocioné demasiado. Es una nueva etapa no solo para él, sino para nosotros», indicó el padre de Tian, Alejandro, según recoge el medio TN.

Los padres recuerdan ahora los difíciles momentos que vivieron desde que el pequeño estaba ingresado en neonatología. «Le hicieron un estudio y me dijeron que no podía escuchar», relata su madre. Sin embargo, ahora esto queda atrás, pues Tian ya puede escuchar la voz de sus padres. «Cuando nos pudo escuchar y nos miró fue hermoso. Está haciendo muchas cosas nuevas. No vemos la hora que arranque a caminar», explicaba Alejandro.

La doctora que le ha operado ha explicado que «el implante coclear es el más tecnológico dentro de la cirugía de oídos en el mundo. Que esta tecnología pueda devolver un sentido no es algo para perderse. Ofrecerles a sus hijos la posibilidad de que tengan audición y que se puedan desenvolver solos el día de mañana, cuando ellos ya no estén, no hay que desperdiciarlo».