Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. La Unidad de Dermatología Pediátrica perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del Hospital Universitario Reina Sofía ha reunido a más de 150 expertos en el abordaje y tratamiento del paciente pediátrico en el marco del XI Curso Internacional de dermatología pediátrica, que se celebra cada dos años. Se trata de un encuentro eminentemente práctico que, durante dos días, ha permitido a pediatras y dermatólogos profundizar en el diagnóstico y tratamiento de patologías cutáneas frecuentes en el paciente infantil como son la dermatitis atópica, el acné o la psoriasis. Asimismo, los asistentes al encuentro han podido conocer cómo abordar casos clínicos complejos de fundamental manejo multidisciplinar.

El hospital cuenta desde hace seis años con una consulta monográfica de Dermatología Pediátrica, a cargo de la especialista Gloria Garnacho, una de las coordinadoras científicas del curso internacional junto con el dermatólogo José Carlos Moreno. En ella, se atiende a más de 2.000 pacientes al año, derivados tanto desde Atención Primaria, con quien se mantiene una estrecha y permanente colaboración, como desde cualquier especialidad pediátrica hospitalaria, con quienes también se colabora continuamente en la asistencia a pacientes hospitalizados e interconsultas urgentes.

Según explica el director de la Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del hospital, Antonio Vélez, “la dermatitis atópica es la patología más habitual de nuestra consulta pediátrica, sobre todo los casos complejos que requieren un manejo más específico, tanto por su severidad clínica como por la edad o patología del paciente: lactantes, inmunodeprimidos o pacientes que asocian otras comorbilidades, por ejemplo”.

La responsable de la Unidad de Dermatología pediátrica explica que la psoriasis, el acné, la hidrosiadenitis o la urticaria también requieren un manejo específico en los niños, ya que hay que adaptar los tratamientos al calendario de vacunaciones;pueden generar influencias hormonales en la menarquia (primera menstruación) y presentan asociaciones a enfermedad inflamatoria crónica, como la enfermedad inflamatoria intestinal o la artropatía. Por último, la patología tumoral también tiene su espacio en la unidad de Dermatología Pediátrica del hospital, donde se abordan anomalías vasculares (hemangiomas, malformaciones vasculares…), nevus melanocíticos (pequeña mancha pigmentada), mastocitosis, xantogranulomas o miofibromas, entre otros.

En colaboración con otras unidades como Neuropediatría, Reumatología, Rehabilitación u Oftalmología, la unidad de Dermatología Pediátrica colabora también en el manejo y control de enfermedades raras como la epidermólisis, ictiosis o genodermatosis, intentando coordinar la actuación de todos los especialistas en beneficio del paciente.