Forges durante una entrevista/ Imagen: EFE

Supermercados Piedra

Dobuss

Las viñetas del humorista gráfico Antonio Fraguas de Pablo, más conocido como Forges, han reflejado siempre su compromiso con los más débiles y la paz, su rechazo frontal por la guerra y el terrorismo. A los 76 años, un cáncer de páncreas se ha llevado a Forges esta madrugada. Gracias a El País podemos recordar esta visión del mundo absolutamente genial.

Las manos de Forges han dado luz a más de 250.000 viñetas. Todo por una encefalitis infantil que le mantuvo meses y meses en cama, algo sobre lo que también ironizaba. Para entretenerse cogió papel higiénico y bolígrafo y se puso a dibujar. De ahí a personajes que ya forman parte de nuestro día a día como las entrañables abuelas Cosma y Blasa o el ya famoso matrimonio. Una crítica con toques de humor que nos pone frente al espejo.
Sorteó como pudo la censura franquista, luchó contra el terrorismo y reflejó mejor que nadie el 15M. La corrupción se convirtió en objeto de crítica constante. Una carrera llena de reconocimientos: recibió la medalla de oro al mérito de Bellas Artes y el rey Felipe VI le entregó el premio humor gráfico de Quevedo.
Fallece después de un año luchando contra el cáncer de páncreas, después de más de 50 años sacándonos sonrisas de nuestros problemas. “No me lloréis, sonreís”, llegó a decir. Y así quería ser recordado y ésta es su última caricatura de la actualidad política.