Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El síndrome del túnel carpiano es una de las lesiones más frecuentes en el ámbito de trabajo. Ahora, la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Bizkaia ha emitido una resolución por la que reconoce, por primera vez, el síndrome del túnel carpiano que padece una vendedora como enfermedad profesional.

Según informa CC.OO. de Euskadi, el caso de una mujer afectada por el síndrome del túnel carpiano ha provocado ese cambio por parte de la Seguridad Social, que ha condenado a la mutua Fremap «al pago de las prestaciones que se deriven de ella».  La empleada, que es vendedora en un centro de trabajo en Conforama en Mega Park Baralkaldo, no sufre el síndrome por su uso del ordenador, sino que en realidad se ha visto afectada por «las posturas forzadas y a la manipulación manual de cargas».

En la Seguridad Social han concluido que este caso no es el de una enfermedad común, sino el de una enfermedad profesional. La afectada tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por esta circunstancia, y ahora Fremap tendrá que asumir los costes del tratamiento.

El síndrome del túnel carpiano consiste en un atrapamiento del nervio mediano, que transcurre por el antebrazo, en la zona de la muñeca. Por esta pequeña cavidad o «túnel» discurren el nervio y los tendones del músculo flexor de los dedos, de modo que una inflamación de los tendones o la presencia de líquido en esa zona puede tener como consecuencia ese atrapamiento del nervio.