Javier Fernández visita a los niños en el Hospital Gregorio Marañón | Efe

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El patinador Javier Fernández, medalla de bronce en patinaje artístico en los JJOO de Pyeongchang, ha protagonizado, junto con la presidenta madrileña Cristina Cifuentes, una emotiva entrega de medallas de chocolate a niños ingresados en el Hospital Gregorio Marañón, a los que ha animado a «sonreír y a luchar».

Empezaron la visita en la planta de Cardiología donde colgaron medallas a niños como Laura, de 12 años, trasplantada de corazón; Claudia, de 7 años; Christian y Daniela, de 8 y 3 años, ambos con cardiopatías; y Sara, de 16 años y también patinadora, «pero no sobre hielo», según puntualizó esta chica de origen chino cuyos padres tienen a otras dos hijas como ella.

Tras la proyección de un vídeo de los últimos éxitos del patinador, que los niños aplaudieron con ganas, Javier Fernández tomó la palabra. «Me comprometo con la vida, porque he pasado mucho y, los que estamos aquí reunidos tenemos muchas cosas en común, porque para conseguir algo muchas veces hay que luchar, unirse unos a otros. Juntarnos y pasar tiempo juntos, apoyarnos y afrontar los momentos más difíciles con personas que también los han pasado», dijo el patinador.