Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Anthony Borges trataba de cerrar la puerta de un aula cuando recibió cinco disparos de Nikolas Cruz, el joven que desató una masacre en una escuela de Florida en la que murieron 17 personas y otras 15 resultaron heridas.

Borges, de 15 años y origen venezolano, aún herido logró salvar la vida de 20 de sus compañeros durante el tiroteo en la Marjory Stoneman Douglas High School, el pasado miércoles y ahora se recupera en un hospital del condado Broward. El jefe del Departamento de la Policía de Broward, Scott Israel, lo visitó el domingo en el hospital y publicó en su cuenta de Twitter una foto en la que se afirma que el estudiante se está recuperando, pero que todavía tiene un largo camino para tener de nuevo su salud restablecida y necesita someterse a más cirugías.

Roger Borges, padre del estudiante, ha informado que la bala en la espalda le afectó un pulmón “y logró tocarle un poco el hígado”, pero que ya está fuera de peligro. “Él trató de cubrir lo más que pudo a sus compañeros”, dijo Borges quien, cuando se enteró de lo que ocurría en la escuela de su hijo, llegó al lugar lo más pronto posible. Allí un policía lo ayudó a encontrar el hospital al que había sido trasladado y hasta lo llevaron en una patrulla.