Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Laura Handley es una madre de 30 años, cuando encontró marcas rojas,  como moretones leves o sarpullido, en su hija Tazmin de dos años se alarmó. Sin embargo, tras leer la historia de un pequeño que falleció por leucemia empezó a investigar y descubrió que los síntomas eran los mismos que presentaba su pequeña.

Laura leyó un artículo sobre James O’Mara de 13 años, que murió una semana después de que le diagnosticaron cáncer de la sangre el año pasado. La madre decidió investigar los síntomas de su hija, que también incluían sudores nocturnos y dolor muscular y articular. La señora Handley se sorprendió al descubrir que su hija podría tener mielodisplasia (pre-leucemia) y, lamentablemente, así se lo confirmó el médico de cabecera de la pequeña.

Desde ese momento, Tazmin empezó su lucha contra la enfermedad en el Hospital infantil de Birmingham y después de recibir un trasplante de médula ósea y dos rondas de quimioterapia los médicos han podido, por fin, comunicar a la familia que la enfermedad de la pequeña comienza a remitir. Laura Handley y su pareja han querido evitar que otras familias pasen por esto y han creado una página de Facebook para informar sobre la leucemia.