Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

A.S. Las nueve familias que han resultado adjudicatarias de las viviendas construidas por la Junta de Andalucía en un edificio histórico rehabilitado por la Consejería de Fomento y Vivienda en la plaza de La Corredera han recibido las llaves de sus hogares y poco después, la visita de la secretaria general de Vivienda, Catalina Madueño, que acompañada por la delegada territorial de la Consejería en Córdoba, Josefina Vioque, ha compartido con los vecinos sus primeros momentos en sus nuevas viviendas.

Durante el recorrido, la secretaria general de Vivienda ha participado de la experiencia de las familias que han resultado adjudicatarias de esta promoción, a las que ha pedido “que cuiden de este bien común que la Junta de Andalucía ha puesto en sus manos para atender sus necesidades habitacionales, tal como si las viviendas fueran de su propiedad, porque a partir de ahora son sus hogares y lo serán por mucho tiempo si los mantienen adecuadamente”.

Madueño ha pedido también responsabilidad a las familias residentes en el cumplimiento de los compromisos contraídos en los contratos de alquiler de estas viviendas, que se les entregan con rentas ajustadas a su situación, las cuales van de los 187 euros de la más baja, a los 295 euros de la cuantía más alta.

Las nueve viviendas de la plaza de La Corredera se encuentran en un edificio monumental protegido, en pleno corazón del centro histórico de Córdoba que, tras ser adquirido por la Consejería de Fomento y Vivienda, ha sido rehabilitado conservando la estructura de la primera crujía, con cuatro plantas, y respetando la tipología en el interior del edificio, en cuyas dos plantas se distribuyen seis de las nueve viviendas.

La rehabilitación, proyectada por los arquitectos Pedro García del Barrio y Francisco Gómez Díaz, ha sido prolongada en el tiempo como consecuencia de diversas incidencias sobrevenidas a lo largo del proceso, que han obligado a realizar varias actuaciones complementarias a la que se proyectó inicialmente. La intervención ha supuesto una inversión total de 774.365 euros en las diferentes fases ejecutadas, a lo que se suma el coste de adquisición de la finca por AVRA, cifrado en 107.821 euros.

La intervención ha respetado toda la zona principal de la finca, que ocupa una superficie total de 475 metros cuadrados, y ha consistido en la demolición de toda la construcción, salvo la primera crujía. En el solar resultante se han construido las nueve viviendas y un local comercial, todo ello conservando el esquema original de fachada y acceso principal, del que parte la escalera de acceso a las cuatro plantas superiores y desde el cual se entra al patio de galería.

Las viviendas están distribuidas entre la primera crujía, donde se sitúan tres de ellas –una por planta– y el patio posterior, en el que se ubican las otras seis –tres por planta entre baja y primera–. De las nueve viviendas, cuatro son de tres dormitorios, una tiene dos habitaciones y las cuatro restantes son de un dormitorio. Sus superficies útiles van de los 51,13 m2 de la más pequeña, a los 78,04 de la más grande. Las nueve viviendas suman un total de 559 metros cuadrados útiles.

Dos de las viviendas han sido adjudicadas a familias que resultaron beneficiarias en el sorteo que se celebró para tal fin en 2008, y una tercera vivienda se reservó para el realojo de una familia que residía en la finca cuando ésta fue adquirida por la Junta para su rehabilitación. Las otras seis familias adjudicatarias han sido propuestas por el Registro Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de Córdoba.