Foto: Christopher Furlong - Getty Images.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Senado holandés aprueba la polémica ley que convierte automáticamente a todos los ciudadanos en donantes de órganos, a menos que afirmen en vida y explícitamente que no desean serlo. Los ciudadanos que no muestren su rechazo en vida, y tras el envío de dos cartas de aviso para que aclaren su posición, se registrarán en el sistema bajo la etiqueta de «no objeción».

La nueva Ley de Donantes fue aprobada con 38 votos a favor y 36 en contra. Los senadores que votaron en contra consideraron que un Gobierno no puede decidir sobre los órganos de un ciudadano, mientras que otros afirmaron que esta nueva ley generará demasiados costes y problemas, y nada asegura que tenga mejores resultados que el sistema actual, que exige registrarse en vida para ser donante tras el fallecimiento.

Unas 150 personas mueren cada año en Holanda mientras están en lista de espera para un hígado o un riñón, por ejemplo, y las campañas para persuadir a los ciudadanos a inscribirse voluntariamente como donantes no han dado grandes resultados en los últimos años. Se espera que las nuevas reglas entren en vigor el 1 de julio de 2020, acompañadas de una gran campaña que explique al ciudadano los cambios.