Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Hace unos días os contábamos el caso de Aday, un bebé cordobés que buscaba fondos para poder operarse de la malformación labiopalatinal que padece en una clínica privada. La Asociación Andaluza de Fisurados Labiopalatinos (Asafilap) ha querido explicarnos que esta malformación es mucho más común de lo que creemos ya que afecta a 1 de cada 700 personas y que ellos apuesta por el Sistema de Sanidad Pública de nuestro país.

La Asafilap está compuesta por «un grupo de padres unidos con el fin de mejorar el tratamiento de nuestros hijos, y poner al alcance de los nuevos padres la información disponible, los recursos existentes y nuestra experiencia». Como nos informan «cada caso es un mundo», pero ellos han querido explicarnos que su labor «es asesorar y acompañar a todos aquellos que se acercan a nosotros solicitando cualquier tipo de ayuda«.

«El Sistema Público de Salud en Andalucía presenta en su cartera de servicios la atención integral y para toda la vida a las personas con fisura labiopalatina, desarrollando unidades multidisciplinares que garantizan esta atención , así como la equidad -no importa dónde vivan las familias, su clase social, situación económica,…-  y la longitudinalidad en la atención», nos explican.

«Esta atención comienza con la información por parte de los tocólocos una vez realizado el diagnóstico en el embarazo y continúa desde las primeras horas de vida con la asistencia de un numeroso conjunto de profesionales: cirujanos pediátricos, maxilofaciales y plásticos, otorrinolaringólogos, médicos rehabilitadores, logopedas y ortodoncistas , que conforman estas unidades multidisciplinares». La asociación afirma que «estas unidades realizan una atención de gran calidad, que reflejan un grado de satisfacción la atención recibida en el  sistema público andaluz alto o muy alto».

Desde la Asafilap «realiza una apuesta incuestionable por nuestro sistema público de salud que ofrece, bajo nuestra experiencia, un servicio forma extraordinaria y sabemos que es el único que puede garantizar la equidad antes citada y que buscamos». Aunque la última decisión siempre la tiene los padres de los pequeños, en su página web podemos encontrar multitud de experiencias de familias que han querido compartir sus historias.

Sin ir más lejos, uno de los actores más conocidos de Hollywood, Joaquín Phoenex, la padeció de pequeño y actualmente tiene una vida normal. De esa malformación solo le queda una pequeña cicatriz en el labio superior.

https://www.instagram.com/p/ocCASYiT1Q/?hl=es&taken-by=leafphoenix