Silvia Mompart y su marido Javier Martínez, padres del pequeño Xavi, fallecido en el atentado de La Rambla, con el iman Driss Sallym en Rubí.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Silvia Mompart, madre de Xavi Martínez, el pequeño de 3 años que fue víctima del atentado de Las Ramblas en Barcelona el pasado verano, ha enviado una carta a la comparsa gaditana «Los ángeles de la guarda» en agradecimiento a la letra que dedicaron a su hijo en el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval.

«Si los ángeles que están con mi Xavi son solo una décima de buenas personas como vosotros sé que es feliz y estará siempre muy bien acompañado», escribió la madre en su cuenta de Facebook en una carta difundida también por la cuenta oficial de la comparsa.

«Mi hijo era pura chispa de alegría y con él se fue una parte de mi vida y de mi ilusión, que no recuperaré jamás, pero no todo son momentos tristes, ya que recibir un regalo como vuestro pasodoble es una muestra de vuestra inmensa bondad y gran corazón», señala.

«Cansado y abatido, sin consuelo y fracasado, un ángel llega al cielo, con un niño de la mano, y con la otra llama a la puerta, aquella tarde a la hora de la siesta, al dar su nombre el que custodiaba la puerta de entrada, vio que en la lista Xavi no estaba, no está su nombre, llévalo a la tierra, que te has confundido», le cantaron el pasado lunes en el Teatro Falla. David Márquez Mateos, su autor, explicó que había conocido la trágica historia de esta familia, víctima del atentado de Barcelona, y había querido rendirle homenaje.

«Quiero agradecer de todo corazón que hayáis pensado en mi pequeño. Ojalá no os hubiera conocido bajo estas circunstancias, ojalá nada fuera como es ahora, pero mi tristeza tiene ahora unas notas de música gracias a vosotros. Habéis conseguido emocionar y poner la carne de gallina a todos los que querían a mi hijo que no son pocos. Hoy estamos un poquito menos tristes, mi pequeño, mi príncipe, mi campeón, mi Xavito tiene una canción y estoy segura de que la bailará allí donde esté. Gracias de todo corazón por poner música a mi tristeza. Os llevará siempre en mi corazón», concluye la carta.