La selección española de fútbol sala celebra su triunfo. / Efe

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un golazo de Pola, con un disparo a la escuadra desde lejos, dirigió a la selección española a las semifinales de la Eurocopa 2018 con una victoria más apretada en el marcador que en el juego contra Ucrania, a la que doblegó 0-1 directa al cruce del jueves por un lugar en la final con Kazajistán.

Advertida por el empate con Francia y el sufrido triunfo contra Azerbaiyán en la primera fase, este martes no concedió apenas nada a su adversario, al que le costó un mundo, casi diez minutos, asentarse sobre la pista azul frente a la intensidad, la presión y el dinamismo de la selección española.

A dos minutos y 58 segundos del descanso, cuando el encuentro se movía más incierto para España, Pola conectó un balón con el interior del pie derecho desde lejos, con rosca y directo a la escuadra de Ivanyak para desnivelar el marcador, premiar la ambición del equipo de José Venancio López y dar una zancada a semifinales.