Reuters

Supermercados Piedra

Dobuss

Los investigadores de la Universidad Ruch de Bochum (Alemania) han descubierto que la preferencia de un bebé por la mano derecha o izquierda puede determinarse cuando todavía está en el vientre de su madre. Este signo de desarrollo cognitivo comienza a verse sobre la octava semana de gestación, cuando empieza a desarrollarse el movimiento de los dedos de la mano y de los pies.

El equipo científico alemán de Bochum establece que, a partir de la octava semana de embarazo, podría conocerse si un bebé es diestro o zurdo. Durante mucho tiempo se ha pensado que nuestra preferencia por las manos comienza a mostrarse cuando somos pequeños. Pues ya existe un estudio que aporta explicaciones y el diario The Sun también se ha hecho eco del avance científico.
Los expertos han descubierto que la preferencia del bebé se relaciona, en principio, con más signos de desarrollo cognitivo. La columna comienza a formarse en la sexta semana de embarazo y para la octava semana ya se puede observar, en ultrasonidos, si su bebé se chupará su pulgar derecho o izquierdo indicando su preferencia de mano. Es decir, a partir de las 13 semanas de embarazo.
El estudio, publicado en la revista eLife Sciences, señaló que la corteza motora del bebé, la parte del cerebro involucrada en el control y los movimientos voluntarios, no está vinculada a la médula espinal en el útero. Según los investigadores, las expresiones genéticas son otra de las causas más probables para que su hijo sea diestro o zurdo.