Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Ningún perro volverá ser sacrificado ni recluido a una perrera por vagar en las calles de Holanda. Conocido por ser un país vanguardista con políticas amigables con el medioambiente, Holanda demuestra ser un lugar donde los derechos de todos los seres vivos buscan ser respetados.

Hoy es el primer país sin animales abandonados. Para ello, el gobierno holandés decidió poner orden ante el problema en el que se había convertido el abandono de las mascotas que “no eran de raza”, y aplicó un plan basado en cuatro puntos:

1. Concientización

Se le hizo entender a la población que el maltrato animal es un crimen tan grave como cualquier daño que pudiera realizarse a una persona. De hecho, en Holanda, los animales de compañía tienen derechos similares a los de sus dueños.

2. Leyes y multas

Las multas por maltrato o abandono pueden superar los 16 mil euros, e incluso, puede alcanzarse una pena de cárcel de hasta 3 años por maltratar a los animales de compañía. Se trata de una de las leyes más duras de Europa.

3. Castración gratuita y obligatoria

La compra compulsiva de perros de raza, en lugar de adoptar a los que se encuentran en los refugios, contribuyó a que las calles de Holanda se poblaran de perros abandonados. Así que para impedir la reproducción de los animales que vivían en la calle, el gobierno asumió el costo de las castraciones y organizó campañas de esterilización masiva y gratuita.

4. Impuestos a la compra de perros

Se establecieron fuertes impuestos a la compra de mascotas de criaderos, a fin de desalentar este negocio y fomentar la adopción de perritos sin hogar.