Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Apelando al mismo principio del marcapasos cardíaco, un grupo de investigadores estadounidenses desarrolló un dispositivo similar para las personas con la enfermedad de Alzheimer que contribuye a demorar el deterioro en la toma de decisiones y las habilidades para resolver problemas.

Según un estudio publicado el pasado 30 de enero en el Journal of Alzheimer’s Disease (JAD), se implantaron en un grupo de personas con Alzheimer cables eléctricos delgados en los lóbulos frontales de sus cerebros para reducir el deterioro que produce esta enfermedad.

Tenemos muchas herramientas y tratamientos farmacéuticos para ayudar a los pacientes de Alzheimer con su memoria, pero no tenemos nada que los ayude a mejorar su toma de decisiones o aumentar su capacidad para centrar la atención y evitar distracciones», señaló el profesor de la Universidad Estatal de Ohio, Douglas Scharre, coautor del estudio. El médico destacó que estas aptitudes «son necesarias para realizar las tareas diarias, como hacer la cama, elegir qué comer y tener una conversación significativa con amigos y familiares».

Los lóbulos frontales son responsables de nuestra capacidad para resolver problemas, organizar y planificar y hacer buenos juicios, entre otras aptitudes. «Al estimular esta región del cerebro, las capacidades funcionales cognitivas de enfermos de Alzheimer con ‘marcapasos cerebral’ disminuyeron más lentamente que los pacientes sin DBS», señaló Scharre.

Este estudio piloto descubrió que la DBS dirigida a las regiones cerebrales frontales puede reducir la disminución del rendimiento general que se observa típicamente en las personas con Alzheimer leve o en estadio temprano.

La prueba descubrió que después de aproximadamente dos años, los pacientes con el implante DBS mostraban una disminución en las funciones ejecutivas, en comparación con un grupo similar de pacientes con Alzheimer que no recibió implantes.

Se trata del primer estudio en intentar utilizar la estimulación cerebral profunda para atacar los síntomas relacionados con la función ejecutiva. Estudios previos han utilizado DBS en pacientes con Alzheimer para identificar partes del cerebro que se piensa que están involucradas en la memoria.