Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un conductor de Metro de Madrid utilizó un extintor para ahuyentar a unos dos jóvenes que estaban realizando grafitis en el exterior de un vagón. Los hechos, que se investigan, ocurrieron hace dos semanas. El suburbano recuerda que limpiar estas pintadas cuesta un millón y medio de euros de dinero público al año.

Tal como se puede ver en un vídeo difundido en las redes sociales, dos jóvenes pintan un grafiti por fuera del convoy mientras los viajeros que van en su interior les miran atentamente. En ese momento, el conductor de Metro abre las puertas desde el interior y con un extintor rocía a los jóvenes mientras la persona que graba el vídeo alerta de que se trata de «chavales».

Los grafitis realizados en Metro de Madrid durante el año pasado generaron un coste al suburbano valorado en casi 1,6 millones, cantidad superior a los 1,3 millones que se contabilizó el año anterior (2016).

Según expusieron fuentes del suburbano, durante 2017 se consumaron en las instalaciones del suburbano un total de 852 grafitis y 212 pintadas, mientras que se frustraron 1.174intentos. El coste total de las tareas de limpieza y daños ocasionados en las instalaciones ascendió a 1.588.013 euros.