Prince Salman Bin Abdulaziz Al-Saud | Al-Jazeera

Dobuss

A.S. Arabia Saudita planea entregar a sus ciudadanos 50 mil millones de riales ($ 13 mil millones) en donaciones para compensar los crecientes costos de vida, según ha informado Reuters.
El rey Salman bin Abdulaziz Al Saud ha ordenado al gobierno pagar mil riales (unos $ 266) a los empleados estatales cada mes en 2018.
«La asignación de 50 mil millones de riales para este decreto indica la preocupación del liderazgo por la comodidad y la calidad de vida de la gente», dijo Awwad bin Saleh Alawwad, el Ministro de Cultura e Información a los medios locales.
Aproximadamente 1.18 millones de sauditas son empleados por el gobierno.
Los jubilados y soldados que combaten en primera línea contra Yemen también recibirán 5.000 riales ($ 1330), y el gobierno cubrirá el costo del IVA en algunos casos, incluidas las compras de vivienda.
El plan de pago de King espera compensar un reciente aumento de impuestos del 5% en bienes básicos como alimentos y servicios públicos, y por casi duplicar el costo de la gasolina.
Esos aumentos de precios fueron parte de los esfuerzos del Reino para hacer frente a su déficit presupuestario estimado en 195 mil millones de riales ($ 52 mil millones).
El gobierno también anunció planes para recortar las gratificaciones a los miembros de la familia real, lo que enfureció a muchos miembros de las élites sauditas.
Hace unos días las autoridades detuvieron a 11 príncipes después de que se reunieron para una rara protesta frente al palacio real. La protesta provino de otro real decreto que «detuvo los pagos del estado a los miembros de la familia real para cubrir sus facturas de electricidad y agua», dijo el jeque Saud Al Mojeb en un comunicado a CNN.
 Arabia Saudita ha anunciado varias medidas de austeridad para hacer frente a la creciente deuda del país. El mes pasado, Arabia Saudita reveló un programa de 72 mil millones de riyales ($ 19.2 mil millones) para impulsar el crecimiento del sector privado, informó Bloomberg.
En línea con Visión 2030, que apunta a «abrir el país y diversificar la economía», el príncipe heredero Mohammad bin Salman ha llevado a la represión de la corrupción arrestando a 200 de las personas adineradas del país, cuyos activos se estiman en $ 800 mil millones .
Los funcionarios sauditas ofrecieron libertad a empresarios, miembros de la realeza y ministros detenidos en la purga a cambio de hasta el 70% de su riqueza, lo que podría redundar en miles de millones del Reino para financiar los ambiciosos programas del país.