Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El oficial de policía de Hobart Richard Mayer de Indiana (Estados Unidos) estaba cenando en un restaurante cuando recibió el llamamiento desesperado de una madre que pedía auxilio porque su bebé se había atragantado con un trozo de manzana y se estaba asfixiando. 

Según recoge Fox News, Mayer ha explicado que la madre angustiada «se acercó corriendo» hacia él pidiendo ayuda porque su hija se estaba asfixiando y él, inmediatamente, se puso en acción.

«La agarré y el oficial Ramos a mi derecha la volteó, volvimos a darle palmadas y le salió la comida de su garganta de inmediato», ha afirmado Mayer.

La manzana salió de la garganta del niño, permitiendo que el oxígeno regresara a su cuerpo. Mayer ha revelado que salvar al niño pequeño fue su primer acto como oficial de policía.

«Esto es lo que se suponía que debía hacer«, ha indicado Hasse. «Salvar vidas de alguna manera».