Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Romy McCloskey es una costurera de Texas, Estados Unidos, a la que le encantan las mariposas y las cría desde hace tiempo. Criar y liberar estas hermosas criaturas es un pasatiempo que muchos han emprendido en un esfuerzo por salvar a la especie, que está disminuyendo en población.

McCloskey le dio a esta mariposa monarca herida una nueva oportunidad de vida al reparar su ala rota. La lesión se mantuvo mientras pupaba, la etapa final de desarrollo antes de que una mariposa adulta emerja de la crisálida. En este estado, el insecto no podría volar, ya que las mariposas dependen de la simetría del ala para ayudar en su vuelo. Y con una vida útil corta de solo dos a seis semanas para la mayoría de las mariposas monarcas, han terminado su crecimiento una vez que emergen como adultos.

Afortunadamente, utilizando un toque delicado, hay formas de ayudar que no requieren ninguna herramienta especial. «Pensé que, dado que diseñaba tanto, cortaba y montaba disfraces… podía intentarlo». Según McCloskey, «no hay necesidad de aplicar medicamentos para esta intervención ya que no tienen en las alas no hay recepción del dolor, al igual que en las uñas o el cabello». Así que se puso manos a la obra y, desde luego, el resultado es digno de ver.

I would like to thank my dear friend, Patric B., for sharing a video with me about repairing butterfly wings, so that I…

Publicada por Romy McCloskey en Domingo, 7 de enero de 2018