Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Un preso al que dieron por muerto en la cárcel de Villabona (Asturias) recobró el conocimiento en la morgue del Instituto de Medicina Legal de Oviedo, cuando los forenses estaban a punto de practicarle la autopsia.

El preso, Gabriel Montoya Jiménez, de etnia gitana, sufrió una indisposición médica este fin de semana. Los médicos de la prisión lo encontraron inconsciente en la celda y creyeron que había muerto al no encontrarle constantes vitales. El forense de la comisión judicial que acudió al penal también certificó la defunción.

Montoya fue trasladado a Oviedo dentro de una bolsa cerrada, mientras los responsables de la prisión avisaban a sus familiares de la fatal noticia. Horas después, cuando se encontraba en el depósito del Instituto de Medicina Legal dio señales de vida, para pasmo del personal del Anatómico, que se disponía a practicarle la autopsia. El individuo fue llevado en ambulancia al Hospital Central de Asturias (HUCA), donde permanece ingresado y escoltado por la Guardia Civil.