Javier Collado

Dobuss

María Morales. El Papa Francisco celebró una misa en la Capilla Sixtina en la bendijo y bautizó que 34 bebés, todos hijos de empleados del Vaticano. Durante su homilía, Francisco instruyó a los padres a seguir adelante y alimentar a los bebés si comenzaban a llorar por hambre.

“Ahora continuaremos la ceremonia, y si comienzan a hacer el «concierto» es porque no están cómodos, o están demasiado calientes o tienen hambre”, dijo Francisco.

Esta no es la primera vez que el Papa les dice a las mamás que amamantan que está bien alimentar a sus hijos en la iglesia.

Hace cuatro años, durante otro bautismo en la Capilla Sixtina, Francisco dijo “si tienen hambre, madres, déjalos comer, no te preocupes, porque aquí, ellos son el foco principal”.