Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Álvaro Sánchez. Más de 200 personas que habitualmente son atendidas por Mensajeros de la Paz recibieron roscones, chocolatada y regalos en la Noche de Reyes gracias a una merienda que, con la colaboración de Granier, Tartalia y El Corte Inglés, se celebró en la Iglesia de San Antón, del Padre Ángel.

 Por segundo año, la ONG ha organizado una merienda en la iglesia ubicada en la calle Hortaleza, en la que su presidente, el padre Ángel, atiende a lo largo de todo el año a la población vulnerable que se acerca buscando asistencia y refugio.

Gracias a las donaciones de la cadena de panaderías Granier y de Tartalia, los asistentes al encuentro pudieron merendar chocolate caliente y raciones de más de 150 roscones.

Al mismo tiempo, Tartalia ha donado estos dulces también para las familias sin recursos que esta ONG apoya en sus centros sociales integrales, con la intención de que ninguna familia con niños pasara los Reyes sin esta tradición.

Por su parte, El Corte Inglés ha donado más de 200 regalos, que Mensajeros de la Paz entregó durante la chocolatada a las personas que recibieron su ayuda en la iglesia de San Antón.

«Los Reyes Magos, acercándose al pesebre con regalos, tuvieron un gesto de humildad, pero también fueron unos activistas», ha declarado el presidente de Mensajeros. «Estos detalles alivian e ilusionan, y queremos agradecerlos y celebrarlos como cualquier familia, con quienes no pueden comprarlos ni esperan recibirlos», concluyó.