Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. El 2017 ha concluido con un número de víctimas en accidentes de tráfico elevado. El año pasado, fallecieron 1.200 personas en vías interurbanas, la peor cifra del último lustro y un 3% más que en 2016, cuando murieron 1.161.

Debido a esto se aprobó un plan de choque contra la siniestralidad que contaba con un total de 15 medidas urgentes, de estas se han ejecutado ya el 90% pero parece no haber sido suficiente para hacer descender las cifras de muertos en las carreteras de nuestro país. Ahora comenzamos el 2018 con un mayor control, acompañado de una mejor educación y formación para concienciar a los conductores.

Entre las medidas de la DGT en el apartado de más control destacan la elaboración de un nuevo plan integral de lucha contra el alcohol y las drogas en la conducción, la utilización de drones en la vigilancia de las carreteras para sancionar a los conductores infractores. Así como un protocolo para que a los conductores reincidentes por consumo de alcohol y otras drogas se les retire el carné y sean evaluados por el sistema de salud de la Comunidad Autónoma c con el objetivo de determinar si ese conductor está capacitado para conducir.