José Manuel Abuin El Chicle | Rtve.es

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

A.S. La detención de José Enrique Abuín «El Chicle», al margen del execrable crimen que tiene consternada a Galicia y el resto de España y permitir desgraciadamente eliminar la incertidumbre de la familia Quer, únicamente tiene un aspecto positivo si lo podemos llamar de alguna manera, y es abrir la esperanza de familias de jóvenes desparecidas en los últimos años en Galicia y regiones próximas, por cuanto pudiera haberlo cometido la misma persona.

Así lo afirmó la Guardia Civil por mediación del coronel de la Guardia Civil responsable de la Comandancia de A Coruña, Francisco Javier Jambrina, en la rueda de prensa celebrada ayer para informar de los pormenores de la investigación, no descartando que el presunto asesino haya podido cometer más crímenes, en un perfil de asesino en serie o incluso violaciones.

Jambrina, ha explicado que lo que saben ha llevado a «revaluar» casos de violación que se han producido desde 2005, cuando su cuñada, hermana gemela de su mujer denunció que la había violado, aunque después retiró la denuncia.

Por otro lado el diario El Español ha informado que en verano de 2015, un año antes de la desaparición de Diana Quer, otra mujer, Manuela Lorenzo, desapareció en extrañas circunstancias y nunca se volvió a saber de ella. La casa de Manuela se encuentra a escasos cinco minutos de la vivienda de José Manuel Abuín. La desaparecida tiene 70 años, y su propio hijo se dirigió a los periodistas vinculando al mismo asesino y reclamando investigación.

“Tuvo que ser él. Es que tuvo que ser él” insiste su hijo José Manuel, según informa El Español. Hace dos años y medio que la vida se le congeló cuando vio a Manuela por última vez, ese mismo día, antes de que desapareciera.

-«Fue como si la hubiera abducido un ovni».

Manuela vestía zapatillas y ropa de andar por casa. Se apoyaba en su viejo bastón cuando salió a andar como hacía muchas otras tardes. Era 25 de julio de 2015. Día de Santiago de Compostela y Día de Galicia.

La mujer salió de la casa en la zona de Bealo y nunca se volvió a saber nada de ella. No quedó ningún rastro. No hubo testigos. Sus vecinos no supieron nada. Fue cuando una mujer advirtió que la bolsa del pan que el panadero le solía dejar cada mañana colgada de la puerta de casa todavía estaba allí, informa El Español.

No obstante, el coronel jefe de la UCO de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbi  ha indicado que «El Chicle» se sentía particularmente atraído por chicas jóvenes, de 18 a 20 años, o apariencia de esa edad, como la propia Diana Quer o la víctima del intento de secuestro del pasado 26 de diciembre que ha permitido la detención.

El propio coronel Sánchez Corbi no ha considerado que pueda existir vinculación entre el detenido y la desaparición de Manuela Lorenzo, si bien la gran proximidad entre ambas viviendas genera la lógica vinculación a los familiares de Manuela.

Tras la denuncia el pasado 26 de diciembre de la joven de Boiro, se empiezan a ver «nexos en la forma de actuar» con el caso de Diana Quer. Por todo ello, ha descartado cualquier relación con el de la septuagenaria desaparecida.