Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Un proyecto de la ESA para producir oxígeno en naves espaciales con microalgas, y evitar así la necesidad de transportarlo desde la Tierra, ha empezado a ser experimentado en la Estación Espacial. Los investigadores del proyecto piloto Artemiss van a analizar cómo la fotosíntesis -el proceso mediante el cual los organismos convierten la luz en energía, liberando oxígeno como subproducto- tiene lugar en el espacio.

Para ello han cargado la microalga Arthrospira, conocida comúnmente como espirulina, en un fotobiorreactor, una especie de cilindro bañado en luz. En la Estación Espacial, el dióxido de carbono se transformará mediante la fotosíntesis en oxígeno y biomasa consumible, como proteínas.

Aunque en la Tierra este es un proceso rutinario, tenemos que comprender cómo funciona en el espacio antes de poder explotarlo, informa la ESA. El experimento se desarrollará durante un mes, mientras se mide con precisión la cantidad de oxígeno que producen las algas.