Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Hay historias que rompen mitos. Este es el caso de un abuelo de 97 años que se embarcó en la aventura de conocer el mundo junto a su nieto.

Antonio Quiles pasaba sus días frente al televisor mirando los deportes, hasta que su nieto, Lluís Martínez Quiles, le recomendó que para entretenerse sintonizara un canal de viajes. Así conoció París. Sorprendido por su belleza no tardó en comentarle a su nieto como lo había conquistado la ciudad de la Torre Eiffel.

Lluís creyó que un hombre capaz de emocionarse así con lo que solo ha podido conocer por la televisión merecía viajar. Así que empezó a buscar vuelos. Desde entonces, han conocido juntos Francia e Italia y siguen planeando viajes. “Yo estoy dispuesto a todo”, reconoció Antonio entre carcajadas en entrevista con el diario El País.

Abuelo y nieto ya planean su siguiente destino: Inglaterra. “Tengo una energía que ni yo me la creo. Pero solo se me nota si estoy de pie y en movimiento. Si me siento ya es otra cosa. Es que he hecho mucho deporte, ¿sabes?”, cuenta Antonio.

Lluís reconoce que lo mejor de viajar con su abuelo es “su ingenuidad”. Disfruta de su capacidad de asombro al descubrir todo aquello que solo había visto en películas.  “Hay quienes dicen que no debes volver al sitio en el que has sido feliz, pero es que con tu abuelo cambia todo. Hay una reinterpretación”, afirma.