Investigador.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, más de 6 millones de personas pierden la vida debido al hábito de fumar. Lamentablemente, esta es una tendencia que se estima supere los 8 millones de víctimas para el 2030, lo que plantea un escenario en el que cualquier objetivo terapéutico que se pueda encontrar, es potencialmente significativo.

En ese sentido, investigadores de la Universidad de Rockefeller en Nueva York y el Instituto Nacional de Ciencias Biológicas de China, realizaron un estudio que aporta nuevos datos para comprender cómo la nicotina, el químico adictivo contenido en los cigarrillos, mantiene su poderoso control sobre el cerebro.

La nicotina es un estimulante que funciona al unirse a los receptores ampliamente distribuidos en todo el cerebro, lo que hace que las neuronas liberen una variedad de neurotransmisores, incluida la dopamina, que desencadena sensaciones de placer.

Enfocados en encontrar las células cerebrales que transmiten esta respuesta, el equipo investigó cómo la nicotina afecta a dos estructuras del cerebro medio: el núcleo interpeduncular (IPN) y la habénula medial (MHb). Trabajando con ratones, los investigadores encontraron que el consumo crónico de nicotina altera las funciones de una población particular de neuronas dentro del IPN. Estas células cerebrales alteradas, que los investigadores llamaron Amigo1, parecen promover la adicción a la nicotina al interrumpir la comunicación entre la habénula y el IPN.

Regularmente, estas estructuras cerebrales tienen un sistema para reducir la adicción. La habénula responde enviando una señal de aversión a la IPN, la cual disminuye la recompensa de la droga, un efecto que finalmente limita la necesidad de consumir nicotina. Sin embargo, después de la exposición crónica a la nicotina, las células Amigo1 comprometen este efecto de frenado.

El resultado es una respuesta de “pro-adicción” a la nicotina, que los ratones mostraron en una prueba de comportamiento diseñada para medir las propiedades motivacionales de la droga.

Fuente: Retrograde inhibition by a specific subset of interpeduncular α5 nicotinic neurons regulates nicotine preference.

Ables JL1,2,3, Görlich A1, Antolin-Fontes B1, Wang C1, Lipford SM1, Riad MH1, Ren J4,5, Hu F4,5, Luo M4,5, Kenny PJ3, Heintz N6,7, Ibañez-Tallon I6.

Author information

1
Laboratory of Molecular Biology, The Rockefeller University, New York, NY 10065.
2
Department of Psychiatry, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY 10029.
3
Department of Neuroscience, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY 10029.
4
National Institute of Biological Sciences, Beijing 102206, China.
5
School of Life Sciences, Tsinghua University, Beijing 100084, China.
6
Laboratory of Molecular Biology, The Rockefeller University, New York, NY 10065; [email protected] [email protected]
7
Howard Hughes Medical Institute, The Rockefeller University, New York, NY 10065.