Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Fundación Magtel y el Ayuntamiento de Posadas (Córdoba) están participando en un proyecto de mejora de los los sistemas de cultivo que emplean en la comunidad de Cedropampa en Perú. El objetivo es dotar a 15 familias del equipamiento y la capacitación necesaria para incorporar un sistema de riego por aspersión a sus pequeñas explotaciones agrícolas.

Gracias a esa iniciativa, los habitantes de Cedropampa podrán incrementar su producción, pasando de una única cosecha anual a dos en el mismo ejercicio. De esta forma, sus miembros dispondrán de mayores recursos económicos, lo que contribuirá a reducir los niveles de exclusión social entre su población, una de las más pobres del país andino.

Las acciones previstas respetan las prácticas tradicionales de la comunidad y la cosmovisión andina que promueve la relación armoniosa y positiva entre la naturaleza, el ser humano y la madre tierra. Para ello, se trabaja en la capacitación de los agricultores, la utilización de abonos naturales y la recuperación de cultivos tradicionales.

Igualmente, dentro de este proyecto se ha constituido la “Junta de Usuarias de Riego de Cedropampa” formada por las mujeres quechuas de la comunidad. Esta organización comunitaria está avalada por la Municipalidad de Salcabamba. Las mujeres participantes están recibiendo formación y asistencia técnica para la correcta gestión y mantenimiento del sistema de riego, así como capacitación para el uso eficiente de agua. De esta forma, se potencia la presencia social y activa de la mujer en zonas rurales y su papel en la gobernabilidad local, además de contribuir a la reducción de las desigualdades de género.

El poblado de Cedropampa pertenece al Distrito de Salcabamba y está situado entre las cordilleras occidental y oriental de Los Andes en la región central del Perú. Según el último censo realizado, está formado por alrededor de 100 familias con escasos recursos económicos y que no cuentan con servicios básicos como red pública de agua potable. Sin embargo, Cedropampa cuenta con importantes recursos hídricos y una extensa zona de cultivo para la agricultura que requiere de un proyecto de estas características para optimizar su uso.

En su ejecución se ha priorizado la actuación con 15 familias de origen indígena, con especial atención a las mujeres y niñas de esas familias por su habitual situación de discriminación. Igualmente, se ha contado con profesionales que hablan el quechua, lengua materna de los habitantes de esta comunidad, para facilitar la comunicación y respetar la diversidad cultural.