Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Una gran sorpresa se llevaron los dueños de una gata en Eastern Cape, Sudáfrica, quien dio a luz a tres gatitos la semana pasada, pero uno de ellos parecía tener dos cabezas. Tras observarlo de cerca, notaron que en realidad la gatita, más tarde llamada Bettie Bee, en realidad tenía dos narices, dos bocas y tres ojos: una condición congénita muy rara llamada duplicación craneofacial.

Esta condición duplica ciertos rasgos faciales en el útero y si bien la gatita estaba saludable, sus dos bocas dificultaban la lactancia, así que se dieron cuenta de que debían encontrar quien le diera cuidados especiales.

Fue entonces cuando encontraron una rescatadora local con experiencia en la crianza de gatos con necesidades especiales que estaba dispuesta a acogerla de inmediato. “Ella nació el 12 de diciembre y fui a buscarla a la mañana siguiente”, le dijo al sitio de variedades, The Dodo, la rescatadora de Bettie Bee, que desea permanecer en el anonimato.

Asimismo, indicó que “la llevé al veterinario ese día y su primera opinión fue sacrificarla. Pero ella era, en un día de edad entonces, muy luchadora. Queríamos darle una oportunidad. Y ha estado mejorando”. Ahora, con una semana de vida, la pequeña felina no tardó en robarle el corazón a su salvadora y está haciendo lo mismo con todos los que la ven en las redes sociales.

Bettie Bee is 1 week today, a very content baby with a full tummy

Publicada por Bettie Bee en Martes, 19 de diciembre de 2017