Dinero.

Javier Collado

Dobuss

A.S. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha firmado este martes con los agentes sociales el acuerdo para el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), con el que se subirá un 4% en 2018, hasta los 736 euros al mes, aumento que se elevará al 5% en 2019 (773 euros) y al 10% en 2020, hasta situarse en 850 euros mensuales.

 En el acto han estado presentes la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez; el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell; el de Cepyme, Antonio Garamendi; y los secretarios generales de CC.OO., Unai Sordo; y de UGT, Pepe Alvarez.
Tras firmar el acuerdo, el presidente del Gobierno ha afirmado que el diálogo social está dando «buenos frutos» y que la creación del empleo «es y sigue siendo el principal objetivo de la legislatura».

«Hoy es un buen día para poner en valor a España y es un motivo de satisfacción poder hacerlo con los agentes sociales», ha subrayado Rajoy, tras afirmar que 2017 «no ha sido un año fácil, pero que gracias al esfuerzo de todos españoles, sí es un año que ofrece un horizonte de optimismo».

Además, ha hecho hincapié en que estas subidas estarán siempre condicionadas a que se registre cada año un crecimiento del PIB real superior al 2,5% y un aumento de la afiliación media superior a las 450.000 personas.

Con la subida del 4% habrá un aumento anual estimado de la recaudación a la Seguridad Social de unos 33,22 millones de euros en 2018, puesto que la base mínima de cotización subirá lo mismo que el SMI, y se verán beneficiados un total de 533.978 trabajadores.

El Consejo de Ministros aprobará en su reunión de este viernes el Real Decreto mediante el cual se hace efectiva esta subida del salario mínimo. Con el aumento del 4%, el SMI, que en la actualidad rondaba los 707 euros, se situará en los 736 euros.

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, ha afirmado que el acuerdo es bueno para que «la mejora se empiece a sentir». «Es razonable y está en la buena dirección», ha apostillado Rosell, tras asegurar que gracias a este pacto se va a combatir la economía sumergida, ya que si se sube el salario mínimo, se desincentiva la estancia y permanencia en los subsidios.

Además, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, ha afirmado que se pone en valor el diálogo social, que es «clave», y ha recordado que el empleo que se crea en España lo están creando la empresas y los empresarios españoles, por lo que cree que hay que «cuidar especialmente a las empresas y hablar de productividad y competitividad».

Por su parte, los secretarios generales de CC.OO., Unai Sordo, y de UGT, Pepe Alvarez, han manifestado su satisfacción por firmar este acuerdo y han asegurado que lo ven desde una perspectiva de «más acuerdos, más diálogo y más contratación».

Durante su intervención, Alvarez ha asegurado que la firma para los sindicatos «va más allá» de lo que es estrictamente el SMI y ha afirmado que intentarán alcanzar una senda de nuevos acuerdos, que sitúen al país en un proceso «de recuperación, de bienestar y de reparto de la riqueza».

Sordo, por su parte, cree que el acuerdo pone al SMI «en la senda de corregir una anomalía histórica» que sufría el salario mínimo en España. Asimismo, considera que los aumentos que se van a registrar en los próximos años van a tener incidencia sobre la negociación colectiva de los salarios más bajos.