Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carmen Paz. El Teléfono de la Esperanza, el 717 003 717, se mantiene de guardia en Nochebuena y en el resto de las fiestas navideñas para personas en situación de crisis y soledad. Los responsables de este teléfono recuerdan que el sentimiento de soledad se acrecienta y la tristeza, falta de compañía y carencia de afecto asociadas al mismo se viven con más intensidad en un ambiente social festivo y familiar que inunda las calles de nuestras ciudades.

«Muchas personas vivirán estas próximas fiestas desde la soledad y la ansiedad de sentirse aisladas socialmente y al margen de las celebraciones», explica la ONG, que destaca que más de la mitad de la población española admite haber experimentado en algún momento cierta sensación de soledad durante el último año y cerca de uno de cada diez -algo más de cuatro millones de españoles- asegura haberse sentido solo con mucha frecuencia en ese mismo periodo.

Según esta organización solidaria, se estima que un 5% de la población española está atravesando en estos momentos un proceso de duelo por una pérdida afectiva reciente y que estas fiestas navideñas serán las primeras tras ese fallecimiento. «El duelo, en sí mismo, no es una patología, sino que supone un proceso de adaptación a la nueva situación», indica la ONG, que destaca que una de cada seis personas que pierde a un ser querido desarrolla una depresión al año siguiente.

La organización especializada en estas situaciones señala que «el llanto, la rabia o la melancolía forman parte del proceso de curación de las heridas, pero el problema surge cuando estas emociones internas entran en conflicto con el ambiente festivo» propio de las celebraciones navideñas y de fin de año, lo que se conoce como‘síndrome de la silla vacía’.

El Teléfono de la Esperanza tendrá estas Navidades disponible un grupo de voluntarios preparado para atender, compartir y acompañar a quien lo necesite. «Estas Navidades, si te encuentras sólo, no dudes en llamarlos. Encontrarás una voz amiga», concluye la ONG.