Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

A.S. La Policía Local de Córdoba ha informado a las familias de dos menores de edad a quienes se localizó este pasado miércoles, hacia las 23.10 horas, después de haber prendido fuego a sendos contenedores de residuos en la prolongación de la calle Badalona, de que dará traslado de estos hechos a la Fiscalía de Menores.

Así se recoge en el informe policial, que detalla que este pasado miércoles 20 de diciembre, a las 23.10 horas, “una patrulla de Policía Local fue comisionada desde la Sala de Operaciones a la prolongación de la calle Badalona, donde estaban ardiendo dos contenedores”.

“Un testigo indica a los policías que los hechos los habían cometido dos menores de edad, comunicándoles la vestimenta y su aspecto”. “Junto con otra patrulla”, continúa el relato, recorren e inspeccionan la zona y se consigue “localizar a los dos menores, en el interior del Patio La Voz del Pueblo, coincidiendo con las características reseñadas”.

Se da aviso a sus padres y en presencia de ellos reconocen ser los autores de los hechos. Los progenitores fueron informados que se iba a dar cuenta a la Fiscalía de Menores de los hechos en los que estaban implicados sus hijos.

Cabe recordar que, en las últimas semanas, un joven de 19 años y estos dos menores han asumido ante agentes de la Policía Local y sus familiares haber quemado recipientes de residuos en la vía pública.

La madrugada del martes 19 de diciembre, a las 05.30 horas, en la avenida Virgen del Mar, se detuvo por quemar papeles junto a un contenedor de basura, al citado joven, reincidente por hechos similares, pues en la detención anterior, el pasado 7 de diciembre, reconoció ser autor del incendio que calcinó un recipiente de residuos en la Plaza de la Juventud, ubicada también el barrio de la Fuensanta. Las circunstancias justificaron que el detenido fuese traslado a un centro sanitario para valorar su salud mental.

Desde la delegación de Seguridad Ciudadana del Consistorio se reitera un llamamiento a las conductas cívicas, la responsabilidad de progenitores y adultos y el respeto por parte todos como aliados de la vigilancia y la seguridad preventiva que orienta la labor de la Policía Local en la capital para atajar el vandalismo.