Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

María Morales. Los restos óseos hallados este martes en el vehículo del embalse de Sierra Boyera, en el término de la localidad cordobesa de Peñarroya-Pueblonuevo, tras descender el nivel del agua corresponden a un varón de unos 70 años que se dio por desaparecido en el año 2009 en el citado municipio, según las primeras hipótesis que se barajan.

Según ha informado en rueda de prensa el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, Juan Carretero, se han recuperado «distintos indicios que parecen indicar que el ocupante pudiera ser el titular del vehículo, una persona cuya desaparición figuraba denunciada desde 2009 en la Benemérita». La hipótesis principal es que la víctima tuvo un accidente de tráfico y el coche cayó al pantano.

Aunque la investigación «no estará 100% terminada hasta que se hagan los oportunos análisis forenses», ha manifestado que «sin descartar ninguna hipótesis, se da como principal que pudiera haber sido un accidente de tráfico y una caída al pantano en su día». En este caso, «en un dolor tan grande que supone para toda la familia tener un ser desaparecido sin saber de él», el teniente coronel espera que «haya sido en cierto grado un alivio para la familia que finalmente ha encontrado a su ser querido».

Mientras, ha comentado que cree que sí se buscó en el pantano en su momento, de modo que «existe un atestado entregado en el juzgado y se contemplaron distintas líneas de investigación», por lo que «en su momento se hicieron numerosas gestiones», en las que «se buscaría en algunas zonas de ese pantano y otros», pero las dimensiones de este pantano son «difíciles», ha apuntado. Ante ello, Juan Carretero ha destacado que «se retomó en su momento cuáles habían sido las últimas actividades de los últimos días de la persona desaparecida», si bien no hubo resultado sobre la búsqueda.