Rubén, con gafas y de rojo, es el primer cordobés que entra en MasterChef Junior.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carmen Paz. En la quinta edición de MasterChef Junior, al fin, hay un niño cordobés. Uno de los 16 aspirantes es de Córdoba, Rubén, y de hecho es el primero de la tierra que entra en el programa de los más pequeños.

Con 12 años, Rubén se atrevió con un pollo en salsa de romero, que él mismo reconoció que no le había salido todo lo bien que él quería, pero con la suficiente calidad como para ganar uno de los preciados delantales.

En agosto pasado, fue uno de los 2.000 niños que se apuntaron para el casting andaluz celebrado en Marbella y lo hizo con un rabo de toro con salmorejo y crujiente de jamón. Por entonces, según salió publicado en el Diario Sur, dijo que «me encanta cocinar y he venido al casting porque creo que es una posibilidad para cuando sea mayor ser cocinero», y, al contrario que a los niños de su edad, no le gusta el fútbol. De ahí salieron 55 seleccionados para la prueba nacional.

Amante de la cocina cordobesa y capaz de enfrentarse sin temblar a un rabo de toro y un salmorejo, pero sin menospreciar la llamada cocina moderna, se atrevió a decirlo al chef Jordi Cruz que le controlaba marcándole con los dedos. ¡Mucha suerte campeón!